dijous, 30 d’agost de 2007

Las bolitas se las lleva el viento

Decirme abuela, patosa, gafe, todo lo que queráis. A mi no me pasan cosas más raras porque senzillamente ES IM-PO-SI-BLE. Esta tarde han venido unos amigos a casa a tomar unas cervezas y a mi me ha dao por preguntar si querían jugar al Bingo. Sí, de yayos, lo sé, pero que quieres que te diga, me lo llevé al piso y ahí está muerto de asco. Nada más coger la puñetera bolsa de las bolas, vale, no era la típica bolsa de tela, sinó de plástico ahí estaba el fallo, se ha roto al microsegundo y no me ha dao tiempo de reaccionar. Me he quedao con la cara de tonta viendo caer 65 malditas pelotitas (porque al rato me ha dao por contarlas a carcajadas) impotente al no poder coger más que el resto. Lo primero que he pensado es en la cara del vecino que se le habrá puesto al ver por su balcón llover pelotillas de plástico amarillas jajajajaja! Es que ahora, señores, me descojono pero que cague he pasado!!

Luego, algo remolona yendo escaleras pa' bajo he decidido llamar al timbre del pobre vecino con mi cara de no haber roto nunca un plato para que me diera mis bolas xD y como se lo iba yo a pedir??? - Em... disculpe, que tal?? (sonrisa despampanante de aquí no ha pasado nada) verá, se me han caído ciertas pelotillas... QUE NO HAY PELOTAS HOMBRE! (le decía a mi amiga) - No puedo decirle eso! En fin, tanto rollo, para que luego no haya vecinos por la costa!! Me volví pa casa.

Me pregunto en estos momentos cuando cojones podré adentrarme en su replano a pedirle mis bolitas de Bingo...