dijous, 1 de gener de 2009

2009



Disculpeu-me per ser tan burra de posar la càmara com NO s'ha de posar si es que després es vol gaudir del video...ejem... Com mola això del Windows Movie Maker!! Ale, doncs aquí us deixo una mostra del que va ser el meu gloriós cap d'any treballant!

Finalment, tot i els esforços, per segon any consecutiu no hi ha hagut manera de menjar-se els 12 raïms com la tradició mana. Així que, no ens va quedar altra cosa que obrir la boca i menjar-nos les que puguessim de cop. Vaja, un desastre en general. I es que som els únics de tot el món que ho celebrem d'aquesta manera tan peculiar.

La costumbre española, adoptada en numerosos países de Latinoamérica, de tomar las uvas al ritmo de las 12 campanadas de la Nochevieja, para contribuir a la prosperidad y felicidad del Año Nuevo, va a cumplir un siglo.

Para ver hechos realidad los deseos, el ritual manda que se despida el año tomando las "doce uvas de la suerte", una por cada mes, al compás de cada una de las doce campanadas de reloj que marcan la medianoche del 31 de diciembre.

La creencia popular sitúa el origen de esta tradición en 1909, cuando la extraordinaria cosecha de uvas de esa temporada llevó a los viticultores españoles a repartir el excedente y alentar el consumo para atraer la buena suerte.

Desde ese reloj, el paso de un año a otro dura en la actualidad 36 segundos y sesenta centésimas, tiempo para tomarse una a una las doce uvas, que en 1997 se les atragantaron a muchos españoles debido al ritmo frenético de las campanadas, que sonaron en sólo 17 segundos. las uvas se tienen que hacer hueco entre ritos como tomar lentejas para conseguir abundancia, meter billetes en los zapatos para lograr fortuna, pasear con maletas para viajar en el próximo año, cascar huevos en un vaso con agua e interpretar al día siguiente su forma, quemar muñecos o usar lencería de color rojo o amarillo.

Los enigmas que existen en torno al origen de "las 12 uvas" afianzan aún más la leyenda y, como se dice popularmente para augurar una larga espera, "nos van a dar las uvas" intentando aclarar quiénes y cómo hicieron de la uva un postre estrella, sin necesidad de aderezo o adorno alguno.

I es que, què voleu que us digui, serà una tonteria, molt nostra, però un cap d'any sense menjar els 12 rigorossos grans de raïm no és un cap d'any com deu mana! Ademés, com que aquí anem adelantats una hora doncs a la 1h, si abans m'he ennohegat, tinc una segona oportunitat, celebrar el cap d'any a l'hora de la resta d'Europa; que tampoc em dona temps? cap problema, ho celebraré pensant en la gent de Canaries... jeje

Tot i així, no us enganyaré, se'm fa raro celebrar-ho sense la família i els amics...


1 comentari:

Sara ha dit...

No has estat l'única, si et consola. Jo encara pitjor, ni uves ni campanades!
Així que a veure com ens va l'any!